Steve Harris

Steve Harris


Por Mauricio Durán
Presidente de Iron Maiden Blood Brothers Colombia 

Cuando hablamos de Steve Harris hablamos de la esencia de Iron Maiden. El sonido de su bajo, metálico y galopante, único en su género, es el pilar fundamental del sonido de la banda. Pero Steve es más que eso. Él es el cerebro conceptual, musical y lírico de la Doncella. Es el fundador y líder absoluto, quien con perseverancia venció adversidades para darle vida a la Bestia. Es, además, un ícono: Su imagen tocando al vivo, con un pie sobre el monitor, apuntando al público con su bajo como si fuera una ametralladora, es absolutamente insigne para la banda y el heavy metal en el mundo.
.

Stephen Percy Harris, llamado ‘Arry’ por sus amigos, nació el 12 de marzo de 1956 en Leystone, Londres, Inglaterra, y creció en el East End de Londres en un hogar conformado por sus padres y sus tres hermanas. Su padre era un conductor de camión y su madre una ama de casa.

Desde muy temprana edad mostró interés por el fútbol y se hizo hincha del club londinense West Ham United, razón por la cual quiso ser futbolista. A la edad de 14 años, se enlistó en las divisiones inferiores del equipo, sin embargo, duró allí apenas unos meses, pues pronto se dio cuenta que el estilo de vida que exige el deporte le restringía su vida social. Decepcionado, concluyó que no era lo suyo.

Entonces empezó a enfocarse más en su otra pasión, la música. Por esos mismos años de adolescencia había empezado a escuchar bandas como UFO, Judas Priest, Jethro Tull, Wishbone Ash, Black Sabbath y Led Zeppelin, entre otras, y quiso hacerse músico. Inicialmente se inclinó por la batería, pero en su casa no tenía el espacio suficiente para instalar una, por lo que escogió el instrumento que estuviera más cerca de ésta en la base de ritmo: el bajo.

De este modo, en 1971, con 15 años, compró su primer bajo: una copia de un Fender Precision que le costó 40 libras esterlinas de la época. Aprendió a tocar de forma autodidacta y, cuando llevaba apenas 10 meses de estar practicando, formó con unos amigos del colegio su primera banda, Gypsy’s Kiss. La agrupación no duraría mucho, pero le sirvió para confirmar que quería dedicarle su vida a la música.

Luego de esto, en 1974, audicionó para una banda llamada Smiler y fue admitido. Eran músicos con más experiencia que él, lo que le permitió formarse más como artista y tomarse confianza para empezar a componer sus primeros temas. No obstante, empezó a tener conflictos con sus compañeros de banda, quienes se negaban a tocar sus composiciones porque les parecían “muy complicadas”. Steve decidió marcharse y en ese momento se convenció que debía formar su propia banda.
.

La gestación de la Bestia

Con 19 años de edad y habiendo terminado el colegio, Steve prefirió no ir a la universidad porque para ese momento ya tenía la firme convicción de que quería ser un músico profesional. Así que consiguió un trabajo en una empresa como delineante de arquitectura, con el fin de obtener ingresos mientras lograba empezar a ganar dinero con la música.

Comenzó la tarea de buscar músicos para su banda y ésta quedó completamente conformada en la Navidad de 1975, día en que fundó Iron Maiden. Es bien sabido que Steve escogió el nombre para la agrupación en referencia a un instrumento de tortura de la Edad Media llamado Doncella de Hierro. Se trataba de una especie de sarcófago con púas interiores que perforaban a la persona al ser ésta introducida y ser cerrada la tapa, lo que llevaba a que el condenado muriera desangrado. La inspiración del nombre le llegaría a Steve a través de la película clásica The Man in the Iron Mask (El hombre de la máscara de hierro), de 1939.

A partir de ese momento, y por los siguientes dos años y medio, el bajista sufrió mucho para encontrar una alienación estable, con músicos comprometidos que estuvieran dispuestos a asumir el reto de la manera más profesional posible. Este periodo fue un ‘desfile’ de 15 músicos que llegaban a la banda, tocaban un corto tiempo y luego se retiraban o simplemente no volvían a los ensayos. Incluso, algunos se fueron por conflictos entre ellos mismos. Aparentemente, esto ocurría porque muy pocos estaban dispuestos a asumir a Maiden con el mismo entusiasmo y compromiso que lo hacía Steve, de quien siempre se ha dicho que es bastante exigente con el trabajo. Pocos entendían que no se trataba de simplemente estar en una agrupación, se trataba de asumir un estilo de vida.

Fue una época tremendamente frustrante para Steve, quien por más de que hacía los mejores esfuerzos para sacar su banda adelante, veía que todo se derrumba ante la imposibilidad de mantener la alineación. El momento más crítico fue a comienzos de 1977, cuando el entonces vocalista Dennis Willcock hizo expulsar a tres integrantes de la banda y luego se retiró él, quedando Steve solo y dejando a Maiden prácticamente acabada. Sin embargo, dos factores fueron los únicos responsables de que la Doncella surgiera por fin y llegara luego a convertirse en la banda de heavy metal más grande de todos los tiempos: La convicción y la perseverancia de Harris. El bajista estaba tan seguro de que esto era lo que quería para su vida, que persistió hasta que finalmente se dio: Primero con el reingreso de Dave Murray (guitarra), luego con el de Paul Di’Anno (Voz) y, más adelante, con el de Doug Samson (batería). Con esta base, la agrupación comenzó a lograr reconocimiento local. Luego vinieron más cambios en la alineación, pero quienes ingresaron se quedaron y se hicieron claves para la banda.

Los venideros años 80 fueron la cosecha de los frutos sembrados. Steve vio recompensado su esfuerzo cuando la banda crecía año tras año a niveles insospechados, llegando a conciertos cada vez más multitudinarios, encabezando los festivales más importantes del mundo y tocando en lugares del planeta a los que nunca pensó que llegaría con su agrupación. Esta década, para muchos considerada como los años dorados de Maiden, colocó a la Doncella en la cima de la escena del metal del mundo.
.

Años 90: La crisis personal y profesional

Mientras en los años 90 las bandas de metal pasaron a un segundo plano debido al auge del grunge, Steve tuvo que sortear el momento más difícil de la carrera de la Bestia: la salida de Bruce Dickinson. La decisión del vocalista, quien quería renovarse musicalmente, tomó por sorpresa a toda la banda y se llegó a pensar en la disolución.

No obstante, Steve, siempre perseverante, retomó el camino con el nuevo vocalista Blaze Bayley, con quien la banda hizo dos importantes álbumes, pero que en vivo no tenía la capacidad de alcanzar los registros que requerían las canciones compuestas para Dickinson. Para la voz grave de Blaze era imposible llegar a las tonalidades altas de las melodías de Bruce. Esto derivó en un pobre desempeño de Bayley en vivo.

Hay que decir que en la selección del nuevo vocalista Steve cometió, quizás, uno de los pocos errores que ha cometido en su carrera. Optó por Blaze porque era un amigo conocido de la banda, pues en el pasado Maiden había girado con Wolfsbane (antigua agrupación de Bayley), pero realmente no era el vocal indicado, técnicamente hablando, para la Bestia.

Como consecuencia, la agrupación empezó a tener poca audiencia en sus conciertos y las ventas de discos se fueron abajo. Steve vio cómo lo que había construido con tantos años de esfuerzo se estaba derrumbando.

A esto se sumaron dos situaciones personales muy duras en la vida de Steve que ocurrieron por la misma época: la separación con su primera esposa, Loraine, en 1993, tras 10 años de relación, y la muerte de su padre poco después. A este momento difícil se le atribuye el enfoque oscuro, tanto musical como conceptual, que tiene el álbum The X Factor, de 1995.

Pero así como ocurrió en los primeros años de la banda, Steve nos mostró de qué estaba hecho. Con el celebrado retorno de Bruce Dickinson y Adrian Smith en 1999, la Doncella del nuevo milenio retomó su poderío y ¡Eddie regresó para patear traseros!
.

Proyecto solista

Harris lanzó su primer álbum en solitario titulado British Lion en 2012. Con un estilo muy distinto al de Iron Maiden, el bajista exploró en este trabajo sonidos contemporáneos y alternativos sobre una base de hard rock. Para muchos fans de la Bestia este disco no fue de su agrado, pues esperaban un heavy metal clásico “a lo Maiden”. Sin embargo, con este disco Steve demostró su inmensa versatilidad musical, tanto a nivel de composición como de interpretación, y presentó una propuesta novedosa.

Con su banda solista Steve ha realizado dos giras europeas en 2012 y 2015.

Respecto a la importancia que para él tiene este proyecto, el bajista ha comentado que se trata de una especie de “plan B”, para que si llega el momento en que alguno de sus compañeros de Maiden quiera jubilarse y la banda se acabe, él pueda seguir tocando muchos años más.
.

La esencia de la Doncella

Steve no sólo es el bajista de la Doncella. Cuando hablamos de él hablamos de la esencia de Iron Maiden. El sonido de su bajo, metálico y galopante (que produce al golpear las cuerdas contra los trastes sin pick), único en su género, es el pilar fundamental del sonido de la banda. Pero Steve es más que eso. Él es el cerebro conceptual, musical y lírico de la Doncella. Es el fundador y líder absoluto, quien con perseverancia venció adversidades para darle vida a la Bestia.

También es el compositor principal de la banda, el teclista en estudio (en los trabajos del Virtual XI en adelante), corista en vivo, coproductor y editor videográfico, entre otros.

Es, además, un ícono: Su imagen tocado al vivo, con un pie sobre el monitor, apuntando al público con su bajo como si fuera una ametralladora, es absolutamente insigne para la banda y el heavy metal en el mundo.

Su puesta en escena es absolutamente notable y es de los pocos músicos en el planeta que es un frontman sin ser el vocalista de la banda. Va al frente, interactúa con el público y, lo más importante, transmite todo el poder de la Doncella con una energía incomparable.

En 2015, una de las publicaciones más importantes del género, la revista Kerrang!, lo catalogó como el bajista más importante en la historia del metal. El editor de la revista aseguró que le dieron ese título no sólo por sus capacidades en el bajo (pues puede que hayan bajistas más técnicos que él), sino también por su puesta en escena, considerándolo el bajista más completo.

.
Personalidad y familia

A Steve lo podemos describir como una persona tímida e introvertida, pero muy amable, sencilla y con sentido del humor. Es perseverante y fiel a sus principios. Un perfeccionista consumado y un líder de banda muy exigente con sus compañeros, de allí gran parte del éxito de la Doncella.

Como se mencionó, es bien conocida su gran pasión por el fútbol y por su equipo West Ham United. Lleva el escudo del club en su bajo, y la correa de su instrumento y muñequeras que usa en los shows son de los colores del club. Con frecuencia organiza partidos de fútbol en los países que la banda visita durante las giras, en los cuales los integrantes de Maiden se enfrentan a equipos conformados por fanáticos, músicos o periodistas.

Ha estado casado dos veces y tiene seis hijos de ambas relaciones. Con su primera esposa, Loraine, (1983-1993) tuvo a Lauren, Kerry, Faye y George. Con su actual pareja, Emma, lleva casi 20 años de relación y tiene dos hijos: Stanley y Maisie.

Tanto Lauren como George han seguido la carrera musical de su padre. Lauren inició con un proyecto solista, con un estilo hard rock, y su agrupación acompañó a Iron Maiden en la gira Somewhere Back in Time 2008-2009. Posteriormente, fundó una banda llamada Kindom Of I. Por su parte, George es actualmente guitarrista de la banda de metal melódico The Raven Age.

——–
.
Para esta biografía se usaron como fuente diversas entrevistas, testimonios, documentales, libros y artículos de confiable credibilidad.

Visita nuestra galería de fotos de Steve.

 

Anuncios